Seducir

La mejor bebida deportiva post ejercicio

Nutrición  Salud  Sciencia  

El zumo de tomate como a ti te guste: pura energía!

Nada con más fuerza. Exígete 100 metros más. Corre más lejos. Que tus pies aguanten 10 minutos más, un poco más, un poco más lejos, sigue respirando. Levanta, empuja, tira, baja y estira y estira un poco más.

Ahora respira con calma, inspiraciones profundas, bien, relájate, te sientes bien, te sientes muy bien.

Es el momento de recuperarse. Has usado mucha energía, así que tienes que devolverle un poco a tu cuerpo. La mayor parte de nosotros recurrimos a una bebida isotónica para recuperarnos rápidamente y empezamos a pensar en algo ligero para comer con carbohidratos y proteínas.

¡Espera un momento!

¿Post ejercicio? Tu cuerpo produce enormes cantidades oxidantes de “especies reactivas de oxígeno”, más conocidas como “radicales libres”. Se necesita líquido para hidratar, un poco de sal y oligominerales para la función motora, un poco de fibra, carbohidratos y una gran dosis de antioxidantes que sofoquen a los radicales libres. Necesitas un buen trago de zumo de tomate. Es de acción instantánea en todos los frentes: rehidrata, repara las células y neutraliza los radicales dañinos, revitalizando mente y cuerpo en unos minutos. Los cambios fisiológicos son casi instantáneos.

La ciencia habla por sí misma. El zumo de tomate tiene un altísimo perfil nutricional que pocos creerían y sin embargo, ahí está, sencillo y humilde con todos los poderes que contiene, mientras el efecto de todas esas bebidas llenas de azúcar, sal y sabores artificiales a fruta, ostentosos y publicitados como auténticos tónicos, desaparece. Utiliza lo que es natural y funciona, sin necesidad de aditivos. Pruébalo con una rama de apio y un poco de nuez moscada, o un poco de Tabasco y pimienta negra para un subidón de energía. El zumo de tomate como a ti te guste: pura energía.