Vivir

Licopeno

Nutrición  Salud  

El licopeno es el carotenoide más común en el cuerpo humano y es uno de los antioxidantes carotenoides más potentes.

El licopeno es un pigmento carotenoide que se encuentra en los tomates y otros frutos rojos, como la sandía, la papaya, el pomelo rosa y la guayaba. Su nombre deriva de la clasificación de especie del tomate: solanum lycopersicum.

Los carotenoides son los principales pigmentos responsables de los colores de las verduras y las frutas. Incluyen el β-caroteno, la luteína, la zeaxantina y el licopeno, que es el responsable del color rojo de los tomates rojos y otros frutos en los que se encuentra.

El licopeno, igual que otros carotenoides, es un pigmento rojo natural soluble en grasa, que sintetizan algunas plantas y microorganismos, pero no animales, en los que sirve de pigmento que acumula luz y protege a los organismos contra los efectos tóxicos del oxígeno y la luz.

El licopeno es el carotenoide más común en el cuerpo humano y es uno de los antioxidantes carotenoides más potentes.

Las frutas y verduras que contienen mucho licopeno, no sólo incluyen los tomates, sino también la sandía, el pomelo rosa, la papaya y el escaramujo. Sin embargo, en la dieta europea, más del 90% de la ingestión de licopeno proviene de los tomates y los productos del tomate.

El licopeno y otros antioxidantes están presentes en los tomates rojos y maduros. El tiempo, la tierra, las variedades y las prácticas agrícolas tienen su efecto sobre el contenido en licopeno y otros carotenoides de los tomates, y las condiciones de elaboración y almacenamiento también afectan al contenido en licopeno del producto final, además de su biodisponibilidad.

A diferencia de otros micronutrientes, como la vitamina C, el contenido de licopeno no disminuye durante la elaboración. De hecho, la elaboración de los tomates aumenta el contenido en licopeno debido a las operaciones de concentración; y además, lo hace más biodisponible. Como el licopeno es insoluble en agua y está muy unido a la fibra vegetal, la biodisponibilidad del licopeno aumenta con su elaboración. Por ejemplo, cocer y triturar los tomates (como se hace para enlatarlos) y servirlos en platos ricos en aceite (como la salsa para la pasta o la pizza) aumenta mucho la asimilación desde el tracto digestivo hasta el torrente sanguíneo.

Resumiendo, la elaboración de los tomates (sea al cocinar en casa o industrialmente) y la fabricación de productos como el zumo de tomate, la sopa, la salsa o el ketchup (que incluyen aceite) producen la mayor concentración de licopeno biodisponible.