Vivir

Aceite de oliva

Nutrición  Salud  

Pruebas científicas limitadas y no concluyentes indican que comer unas dos cucharadas de aceite de oliva al día puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades coronarias.

El aceite de oliva es el aceite del fruto del olivo (Olea europaea), un árbol cultivado tradicionalmente en la cuenca mediterránea. Se usa en cocina, en cosmética, en farmacéutica, para hacer jabón y como combustible para las lámparas de aceite tradicionales. El aceite de oliva es un aceite sano por su alto contenido en grasas monoinsaturadas (principalmente ácido oleico) y polifenoles.

Estudios epidemiológicos indican que una mayor proporción de grasas monoinsaturadas en la dieta, está relacionada con la reducción en el riesgo de sufrir enfermedades coronarias. Esto es muy significativo, ya que el aceite de oliva es considerablemente rico en grasas monoinsaturadas, especialmente en ácido oleico.

Pruebas científicas limitadas y no concluyentes indican que comer unas dos cucharadas (23 gramos) de aceite de oliva al día puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades coronarias debido a las grasas monoinsaturadas del aceite de oliva. Para conseguir estos posibles beneficios, el aceite de oliva debería sustituir una cantidad similar de grasas saturadas y no aumentar el número total de calorías ingeridas diariamente.

Además de los beneficios internos del aceite de oliva, su aplicación tópica es muy popular entre los aficionados a los remedios naturales. El aceite de oliva virgen extra es el preferido para hidratar la piel, especialmente cuando se usa el método de limpieza con aceite. Este método es una manera de limpiar e hidratar la cara con una mezcla de aceite de oliva virgen extra, aceite de ricino (u otro aceite de base) y una mezcla de aceites esenciales.